¿Qué incluye un seguro de decesos?

Al fallecer un ser querido, sus familiares y amigos tienen que dejar de lado por unas horas sus sentimientos y hacer frente a diversas gestiones administrativas, que pueden resultar muy engorrosas. Además, también deben desembolsar la gran cantidad de dinero que implica la despedida de una persona. Los seguros de decesos están pensados para evitar todas estas situaciones.

¿Qué implica un seguro de decesos?

Cuando contratamos un seguro de decesos nos aseguramos de que tendremos cubiertos los gastos derivados del entierro y, además, la realización de todos los trámites burocráticos relacionados con un fallecimiento.

En otras palabras, los seguros de decesos incluyen un capital para los gastos derivados del funeral y el entierro o inhumación. Además, también son un seguro de prestación de servicios.

Las coberturas de un seguro de decesos

Si contratamos un seguro de decesos nos encontraremos especificadas en su póliza todas las coberturas de las que podremos disfrutar en caso de fallecimiento.

  • Los elementos del funeral: ataúd o urna, lápida, nicho, corona, esquelas…
  • La organización completa del entierro, desde la elección del tanatorio a la inhumación.
  • Los trámites burocráticos necesarios para gestionar el entierro.
  • El posible traslado de los restos mortales a un determinado cementerio.
  • La repatriación del cadáver , con los trámites y gastos correspondientes que representa.

La compañía aseguradora asumirá el pago de todos estos servicios en función del capital contratado al formalizar el seguro de decesos. En el caso de que algunos de ellos no se usaran, la aseguradora deberá devolver el importe que representa a los herederos del tomador del seguro.

Usar un comparador de seguros para comprobar qué coberturas específicas nos ofrece cada compañía nos permitirá saber qué póliza nos ofrece la mejor relación calidad – precio, teniendo en cuenta el capital contratado y los servicios ofertados.

Scroll al inicio